jueves, 2 de febrero de 2012

Reflexiones

Piensa un segundo:


¿Y si todo lo que ves no es real?
¿Y si al salir de casa me pongo la máscara para que todo parezca perfecto?
¿Y si aparento ser feliz delante tuyo para no ahogarme en mis penas?
¿Y si mi vida es una negación constante de la realidad?
¿Y si todo son apariencias para no preocuparte?
¿Y si detrás de la roca se esconde el frágil cristal?
¿Y si por cada sonrisa que fuerzo se quiebra un pedazito de mi?
¿Y si te digo que mi almohada está empapada en lágrimas?
¿Y si soy incapaz de expresar la infelicidad?
¿Y si todavía le tengo miedo a mis miedos?


Puede que todo sean peguntas absurdas y sin respuesta, o puede que nada sea lo que parece.
Quizás todo sigue igual que antes. 
Quizás esté viviendo engañado.
Quizás lo hago para no dañarte por enésima vez.


No lo sé....
Quizás prefiero verte feliz antes que serlo yo.

1 comentario:

  1. No me ha gustado nada la última frase. Quizás prefiero verte feliz que serlo yo. No dejaría de ser otra manera de crear una mentira. Parecer algo que no eres para conseguir algo que es irreal porque no es. No sé si me explico. Si todos esos "Y si" tienen una respuesta dudosa o afirmativa, quizás haya que asumirlo. Vamos a localizar el núcleo del error para estudiar su forma exacta y su composición, dijo Santi Balmes. Sí, siempre recurro a cosas de ese grupo.

    ResponderEliminar