sábado, 7 de enero de 2012

Cuéntame (2)

¿Sabes qué? Ahora mismo quizás prefiero no saberlo, seguir en esta especie de ignorancia que me tiene con un pie en la gloria y con otro en el desconcierto. Vivir estos pequeños momentos a tu lado como un regalo que en el fondo no merezco, pero que acabo saboreando como quien hace recorrer por sus labios un buen vino.

Si, sigo desconcertado. Estamos a escasos centímetros, pero nos sentimos lejos. La gente nos rodea, nos mira, y nuestros labios son incapaces de acercarse, porque creemos que esos momentos los debemos disfrutar en nuestra intimidad. Pero no es así, nos estamos mintiendo.

La noche se ajetrea, la gente sigue ahí, pero a la vez sólo te veo a ti. Seguimos a muy poca distancia, no podemos hacerlo, pero entonces, nos besamos con la mirada. Y siento el mismo cosquilleo que si te tuviese entre mis brazos. Pero de nuevo, ese cosquilleo vuelve a ser una mentira creada por la puta ilusión que me provocas. 

Me atrapas de nuevo, pero hoy, me planteo si esto nos va a llevar a alguna parte.

El estar juntos no es lo importante, lo que nos demuestra el valor real de las cosas es el estar separados. Y ambos sabemos que los sentimientos no son los mismos cuando cada uno se da la vuelta y emprende de nuevo su camino. 

No necesitamos darnos los buenos días, decirnos un te quiero, o gritarle al mundo que nos echamos de menos, porque en el fondo, no lo sentimos.

Quizá todo haya sido un espejismo, una necesidad mutua de sentirnos bien. Por distintas razones, pero ambos necesitábamos el cariño que nos estamos dando, y nos hemos aprovechado de ello. ¿Seguimos viviendo esta mentira o abrimos los ojos?

Dudo. Mi cabeza es en un enredo, tejido por la más venenosa de las arañas....y es que en el fondo, estamos viviendo una historia que no es real. Dicen que el dolor, se hace más tangible con las palabras, pero yo siento que cada caricia,cada beso, es un puñal que agranda nuestra herida. Me haces daño intentando no destrozarme en pedazos.


Y sabes qué? Ya no hace falta que me cuentes nada, tengo la respuesta a todas mis dudas.
Los dos sabíamos que esto había terminado antes de empezar.





2 comentarios:

  1. Me he sentido identificada con esta entrada, y me ha gustado. "Que el miedo te haga dudar si ocurrió de verdad o es que nunca pasó".
    Una parte de tu cerebro dice "Solo te estás engañando para poder sentirte complementada" y otra te dice que no, que lo que sientes es real porque sino, no habrías llegado tan lejos, y que no puede llamarse necesidad a algo que no siempre se puede palpar. ¿Cuál tiene razón? En mi caso, no lo sé, depende del día. Sea como sea, espero que encuentres tus respuestas.
    Me gusta como escribes, te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras, y encantado de que te guste este humilde rinconcito :) Yo también te sigo, la verdad es que tu blog me parece una maravilla! Gracias de nuevo. Un beso

    ResponderEliminar